Problemas para la seguridad de los militares desplazados

Los militares occidentales en problemas después de publicarse este mapa de StravaSe avecinan tiempos complicados para algunos ejércitos occidentales, los cuales han visto comprometida su seguridad por culpa de no haber implantado una normativa interna acerca del uso de las redes sociales. ¿Sabes de qué red social se trata y qué problemas les ha ocasionado? Te lo contamos en este post de Conversia.

La fuente del problema: compartir información personal en Strava

A pesar de que los gobiernos occidentales han invertido muchos recursos económicos para mantener en secreto sus bases militares en países en conflicto, ahora una red social las ha dejado al descubierto. El pasado mes de noviembre, Strava, una red social para deportistas que permite compartir rutas y entrenamientos a través de cualquier dispositivo con GPS, publicó un mapa “de calor” donde se pueden ver las zonas del planeta donde sus usuarios practican deporte. Este mapa, que tiene más de 3 billones de puntos de datos de GPS individuales, cuenta con la posibilidad de acercarse a las zonas hasta poder ver qué calles son las más frecuentadas, dibujando perfectamente donde hay o no construcciones.

Hace unas semanas, numerosos expertos en seguridad nacional se hicieron eco de este mapa por haber detectado que en países con conflictos bélicos hay pequeños núcleos “luminosos” que destacan por encima del color negro en el que resta la totalidad del país. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los usuarios de Strava son europeos o norteamericanos y que en los países en conflicto no hay casi turismo, los expertos señalan que claramente se trata de zonas donde hay un gran número de soldados occidentales que comparten, a través de dispositivos inteligentes, sus rutas de entrenamiento en la zona. Esto ocurre en zonas remotas de África u Oriente Medio, en países como Iraq, Afganistán, Djibouti, Siria o Níger, y no hay duda de que las zonas marcadas con puntos luminosos se tratan de bases militares secretas.

Los entendidos en la materia coinciden en que hay una escasa probabilidad de que esta información corresponda a cooperantes internacionales trabajando en ONG, ya que la aplicación está enfocada a compartir itinerarios de entrenamientos físicos. Por lo tanto, según destacan los expertos, los mismos militares se estarían creando problemas y poniéndose en peligro ya que al subir las rutas a Strava estarían facilitando información privilegiada a sus adversarios.

Protocoles para militares desplazados en zonas de conflicto

Este mapa de Strava significa un agujero de seguridad para los gobiernos occidentales. A pesar de que éstos ya habían procurado que algunas zonas, como por ejemplo terrenos que acogían residencias de la monarquía, centrales nucleares o bases militares, fueran “borradas” de Google Maps o Apple Maps, no pensaron en la posibilidad que se facilitara esta información de forma fortuita. Con lo que no habían pensado las oficinas de seguridad nacional es que a través de compartir sus datos personales (geolocalización), los trabajadores públicos pudiesen estar subministrando información clasificado como “secreto de estado”.  Es por este motivo que desde el Departamento de Defensa Norteamericano ya se han decidido a tomar cartas en el asunto y han anunciado que revisarán los protocolos internos para que los soldados desplazados en zonas de conflicto no puedan compartir información que pueda ser perjudicial para la seguridad nacional.

Desde Strava se ha comunicado que no era su intención poner en peligro a nadie. Asimismo, la empresa se ha comprometido a trabajar con el Gobierno y el Ejército Estadounidense para poder solucionar posibles vulnerabilidades.

Descubre en este blog de Conversia más noticias sobre problemas de ciberseguridad.