Del 23 al 27 de mayo, una delegación del Comité de Mercado Interior del Parlamento Europeo visitó varias sedes de empresas en Silicon Valley para debatir en persona la Ley de Servicios Digitales. Sigue leyendo este post de Conversia para tener más información.

Acuerdo para un entorno online más transparente y seguro

El pasado sábado, 23 de abril, el Parlamento Europeo y los Estados miembro de la Unión Europea alcanzaron un acuerdo político sobre la nueva Ley de Servicios Digitales (DSA). Esta directiva se une al pacto al que llegaron a finales de marzo sobre la regulación de los mercados.

Gracias a este acuerdo preliminar, la DSA y la Ley de Mercados Digitales (DMA) han marcado los estándares globales que regularán un espacio para los usuarios más seguro y abierto, así como condiciones equitativas para las empresas en los próximos años. El objetivo de este paquete regulador de plataformas de internet, gigantes tecnológicos y actividad digital, es que los ciudadanos tengan un mejor control sobre cómo se utilizan sus datos.

En el tuit, que publicó el Parlamento Europeo en su cuenta de Twitter, se resumían brevemente los puntos claves del acuerdo:

  • Rápida retirada de contenido ilegal
  • Un entorno online más seguro para usuarios y menores
  • Plataformas tecnológicas más responsables
Tuit del Parlamento Europeo en España del pasado mes de abril

Prohibiciones y medidas especiales para las grandes corporaciones

La Ley de Mercados Digitales (DMA) prohibirá ciertas prácticas utilizadas por las grandes plataformas que actúan como «guardianes» y permitirá a la Comisión llevar a cabo investigaciones de mercado y sancionar el comportamiento de aquellos gigantes tecnológicos que no cumplan con dichos estándares.

El texto acordado por los negociadores del Parlamento y el Consejo se dirige a las grandes empresas que prestan los llamados «servicios de plataforma central» más propensos a prácticas comerciales desleales, como redes sociales o motores de búsqueda, con una capitalización de mercado de al menos 75.000 millones de euros o un volumen de negocios anual de 7.500 millones. Para ser designadas como «guardianes», estas empresas también deben proporcionar ciertos servicios, como navegadores, mensajería o redes sociales, que tengan al menos 45 millones de usuarios finales mensuales en la UE y 10.000 usuarios comerciales anuales, según se explica en la web del Parlamento Europeo.

Plataformas online más responsables y seguras según la Ley de Servicios Digitales

Según las nuevas reglas que pretende establecer la Ley de Servicios Digitales, tanto las plataformas en línea, como las redes sociales, deberán tomar medidas para proteger a sus usuarios de contenidos, bienes y servicios ilegales. Estos son los cambios que se establecen:

  • La Comisión Europea y los estados miembros tendrán acceso a los algoritmos de plataformas en línea muy grandes.
  • Los usuarios podrán denunciar contenido ilegal en línea y las plataformas tendrán que actuar con rapidez.
  • Se garantiza que las notificaciones se procesen de manera no arbitraria y no discriminatoria y con respeto a los derechos fundamentales, incluida la libertad de expresión y la protección de datos.
  • Se debe garantizar la compra de productos o servicios en línea seguros para los consumidores, fortaleciendo los controles para demostrar que la información proporcionada es confiable.
  • Las víctimas de violencia cibernética estarán mejor protegidas con eliminaciones inmediatas.
  • Las sanciones podrán ser de hasta el 6% de su facturación mundial.
  • La Comisión permitirá un período más largo de adaptación para las PYME

Con todo ello, las nuevas obligaciones de transparencia para las plataformas permitirán a los usuarios estar mejor informados y tener un mejor control sobre cómo se utilizan sus datos personales. Además, se prohíbe la publicidad dirigida cuando se trate de datos especialmente sensibles, como los basados en la orientación sexual o la religión. Del mismo modo, se prohibirá manipular las elecciones de los usuarios, empujando a las personas a usar sus servicios, por ejemplo, dando más importancia a una opción en particular o instando al destinatario a cambiar su elección a través de ventanas emergentes. Además, cancelar la suscripción a un servicio debería ser tan fácil como suscribirse. En cuanto a aquellas plataformas que sean accesibles a menores, deberán tomar medidas específicas para protegerlos, incluida la prohibición total de la publicidad dirigida. Finalmente, estas plataformas tendrán que evaluar y mitigar los riesgos sistémicos y estar sujetas a auditorías independientes cada año.