Google y Amazon deberán pagar por unas “cookies” muy caras en Francia

Conversia-Amazon

Francia ha impuesto una multa a Google por valor de 100 millones de euros y otra a Amazon por 35, por incumplir la normativa de cookies. Según la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) las plataformas francesas de Google y Amazon han instalado cookies publicitarias en los ordenadores de los usuarios, con el simple hecho de acceder a las páginas, de manera que los internautas no fueron debidamente informados del objetivo de éstas y tampoco dieron su  “consentimiento previo”.

”El hecho de depositar las cookies de forma simultánea a la llegada a la página es una práctica que, por naturaleza, es incompatible con un consentimiento previo”, argumenta el organismo en dos comunicados difundidos, uno en referencia a cada compañía. La CNIL añade que  los avisos de información mostrados durante la consulta de estas páginas no contenían “informaciones suficientemente claras como para que el internauta sepa para qué sirven estas cookies y cómo puede rechazarlas”.  Para el organismo, estas prácticas “atentan contra la vida privada de los internautas en su vida diaria digital”, ya que “permiten recabar numerosa información sobre las personas, sin su consentimiento, para después poder proponerles publicidad”, de forma personalizada.

CNIL ha justificado el importe de las multas por la “gravedad” de las conductas sancionadas y en relación al tráfico de usuarios que tienen ambas páginas: millones de personas visitan a diario la web de Amazon, plataforma que representa más del 20% del mercado francés del comercio digital, mientras que el 90% de los internautas franceses utilizan Google como buscador principal. Sin embargo, las sanciones se impusieron en base a la legislación anterior al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que a pesar de ser de plena aplicación desde el 25 de mayo de 2018, la CNIL tomó la decisión de empezar a sancionar a las compañías en base de la “nueva normativa” a partir del 1 de abril de 2021.

Oposición por parte de las empresas sancionadas

Tanto Google como Amazon se han mostrado en desacuerdo con la resolución de la CNIL. El gigante de Mountain View, ha asegurado que creen “firmemente en nuestro buen hacer a la hora de facilitar, desde el principio, información y controles claros, una sólida gobernanza de los datos a nivel interno, una infraestructura segura y, por encima de todo ello, productos útiles”. Google asegura que la CNIL “no tiene en cuenta el hecho de que las normas francesas y la orientación regulatoria son inciertas y están en constante evolución”.

Por su parte, Amazon también ha manifestado su disconformidad con la decisión del organismo francés. “Actualizamos continuamente nuestros protocolos de privacidad para asegurarnos que satisfacen las necesidades y expectativas cambiantes de clientes y reguladores en pleno cumplimiento con todas las leyes aplicables en cada país en el que operamos”.

En este blog de Conversia te explicamos más noticias relacionadas con las cookies.